¿Qué es la atrofia vulvovaginal?

La atrofia vulvovaginal es responsable de la aparición de la sequedad vaginal y/o el dolor o molestia durante o después del coito (dispareunia)[1]. Esta situación afecta la calidad de vida de más del 50% de las mujeres en la etapa peri y posmenopáusica[2].

 

 

Durante la transición menopáusica los ovarios dejan de producir, de manera paulatina, estrógenos y progesterona. Se considera que la mujer ha llegado a la menopausia cuando no ha tenido el periodo menstrual durante un año entero. Sin embargo, los cambios y síntomas comienzan varios años antes y pueden ser, entre otros: cambios de humor, dificultad para concentrarse, dificultad para dormir, calores y/o sudoración nocturna, cambio en las menstruaciones (duración, cantidad de sangrado, tiempo entre periodos) y sequedad vaginal[3].

 

Existen otras causas más allá de los cambios hormonales propios de la menopausia que disminuyen la lubricación y, como consecuencia, provocan sequedad vaginal y dispareunia[4]: lactancia, estrés, patologías como diabetes, enfermedad inflamatoria intestinal, insuficiencia cardíaca crónica, esclerosis múltiple, y tratamientos como la radioterapia, quimioterapia, y toma de antidepresivos[5,6].

 

 

El diagnóstico de sospecha de la atrofia vulvovaginal se basa en la edad, los síntomas y la historia clínica, y se confirma al realizar una exploración ginecológica[7].

 

 

Un grupo de expertos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha publicado un protocolo para el tratamiento de la atrofia vulvovaginal[8] con la intención de dar recomendaciones sobre su prevención y tratamiento:

 

Recomendaciones de la SEGO

para el tratamiento de la atrofia vulvovaginal:

Hidratantes vaginales con ácido hialurónico

La sequedad vaginal puede ser manejada con el uso regular de agentes hidratantes vaginales (tratamiento de primera elección)  que también sean compatibles para su utilización durante la actividad sexual, lo que mejorará el dolor durante el coito asociado con ella. Se recomiendan como primera línea terapéutica en mujeres con síntomas leves o moderados derivados de la atrofia vulvovaginal.

 

 

El uso regular de hidratantes vaginales proporciona un alivio sintomático por cambios en el contenido del fluido del epitelio vaginal. En su composición se utilizan ingredientes capaces de acumular agua, como el ácido hialurónico.  Los hidratantes deben ser utilizados una o más veces por semana.

 

 

Además, hay que evitar los factores de riesgo que aceleran la reducción de los estrógenos, lo que implica modificaciones del estilo de vida: dejar de fumar, hacer más ejercicio y evitar la obesidad.

 

Por otra parte, las mujeres con actividad sexual tienen menos síntomas relacionados con la atrofia vulvovaginal. Un mayor número de relaciones sexuales se asocia a una mejor elasticidad tisular y mayor lubricación por incremento de la vascularización debido al estímulo mecánico.

 

REFERENCIAS:

1. Genazzani AR et al. The European Menopause Survey 2005: women’s perception on the menopause and postmenopause hormone therapy. Gynecol Endocrinol. 2006; 22:369-375.

2. Palacios S et al. The European Vulvovaginal Epidemiological Survey (EVES): prevalence, symptoms and impact of vulvovaginal atrophy of menopause. Climacteric. 2018; 21(3):286–291

3. MedlinePlus. Menopausia. Página actualizada el 22 de abril de 2020. U.S. National Library of Medicine. <https://medlineplus.gov/spanish/menopause.html>

4. Palacios S. Assessing symptomatic vulvar, vaginal, and lower urinary tract atrophy. Climacteric. 2019; 22(4):348–351.

5. Castelo-Branco C et al. Management of post-menopausal vaginal atrophy and atrophic vaginitis. Maturitas. 2005; 52(Suppl 1):S46–S52.

6. Shifren JL. Genitourinary Syndrome of Menopause. Clin Obstet Gynecol. 2018; 61(3):508–516.

7. Palacios S. Managing urogenital atrophy. Maturitas. 2009; 63:315-318.

8. Palacios S et al. Recomendaciones de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia sobre la prevención y el tratamiento de la atrofia vaginal. Prog Obstet Ginecol. 2012; 55:408-15. 

logo gris.png

© 2018 by PROCARE HEALTH IBERIA. Avda. Miguel Hernández 21, Bajo 46450 Benifaió (Valencia). España